Conoce las principales tendencias de Almacenamiento para 2022

Comprender las tendencias que van a marcar la pauta puede aportar a las empresas una amplia ventaja competitiva y ayudarles a formular un plan estratégico de cara al futuro. Estas son las principales tendencias previstas para 2022.

Tendencia #1. La naturaleza crítica de los datos y la resiliencia de las infraestructuras de almacenamiento como parte de la estrategia de ciberseguridad corporativa.

La amenaza de los ciberataques ha llegado a tal punto que un 66% de los ejecutivos de empresas Fortune 500 lo situaron como la principal amenaza para su negocio, según una encuesta llevada a cabo por la propia entidad hace sólo unos meses. Del mismo modo, según una encuesta de KPMG del pasado mes de marzo, los directivos encuestados señalaron que la seguridad es actualmente su principal preocupación. Sin embargo, el promedio de tiempo necesario para identificar y contener una brecha de datos, según datos publicados por IBM el pasado mes de julio, es de 287 días.

Si una empresa o un proveedor de servicios no tiene una política clara de ciberseguridad, los hackers lanzarán ciberataques sin descanso. En resumen, no se trata de si sufriremos un ciberataque, sino  cuándo y con qué frecuencia ocurrirá. Estar preparado incluye tener datos y almacenamiento resilientes como un elemento clave de la estrategia de seguridad corporativa de la empresa.

Tendencia #2. Inteligencia artificial (IA) y almacenamiento definido por software (SDS), elementos clave para las infraestructuras modernas de protección de datos

Las tecnologías de almacenamiento siguen siendo un pilar esencial para optimizar el rendimiento de las aplicaciones, las cargas de trabajo y los casos de uso de la IA. Sin embargo, En 2022, la incorporación de la inteligencia artificial y el almacenamiento definido por software aportarán un valor superior, al tiempo que ofrecerán notables ahorros tanto en CapEx como en OpEx y contribuirán con una clara mejora del rendimiento de las aplicaciones y gestión más eficiente de las cargas de trabajo.

En 2022, la inteligencia artificial se utilizará cada vez más para construir una nueva generación de sistemas de almacenamiento, aprovechando todo el poder de esta tecnología en la gestión y protección de datos.

Tendencia #3. Integración de destinos de almacenamiento fuera de las instalaciones basados en tecnologías híbridas y de contenedores

Ante la proliferación del movimiento de las cargas de trabajo a configuraciones de nube híbrida, será imperativo contar con infraestructuras que soporten los entornos “core”, “edge” y la nube, así como entornos virtualizados y de contenedores en entornos híbridos.

La importancia de las capacidades de integración en nubes híbridas aumentará notablemente en 2022. También se están viendo mejoras de gran trascendencia como la separación lógica (tanto local como remota), que es una parte esencial de las nuevas estrategias de seguridad en la nube híbrida.

Tendencia #4. Objetivo: garantizar el rendimiento y la disponibilidad de las aplicaciones y las cargas de trabajo

No sólo los servidores son importantes para el rendimiento de las aplicaciones en el mundo real; también el almacenamiento es crítico. Para cargas de trabajo de bloques altamente transaccionales, el enfoque mejora buscando una latencia de lectura/escritura inferior a 100 milisegundos. Si bien hay múltiples métricas de rendimiento del almacenamiento que se pueden analizar, la latencia es el factor principal para el rendimiento transaccional en el mundo real.

A través de la capa de aplicación real (hablamos no de throughput, o de Mbps, sino de latencia real), el departamento de TI puede conseguir un rendimiento de lectura inferior a 50 milisegundos y de escritura por debajo de los 75-80 milisegundos.

En 2022 veremos un notable énfasis por parte de las empresas para que sus soluciones de almacenamiento incorporen prestaciones que aporten características de disponibilidad del 100%.

Tendencia #5. Reducción de costes de infraestructura, tanto CapEx como OpEx

La presión para que los CIO reduzcan los costes no hará otra cosa que aumentar, dadas las fluctuaciones económicas y la incertidumbre para los negocios. Los responsables de TI trabajarán cada vez con más énfasis para encontrar nuevas formas de reducir costes en los presupuestos dedicados a las infraestructuras de datos.

Gracias al elevado rendimiento y la baja latencia en las arquitecturas de almacenamiento definido por software, en 2022 veremos cada vez más organizaciones consolidando múltiples cargas de trabajo en un único array, reduciendo drásticamente los costes de capital y los gastos operativos. Ya no se necesitarán  múltiples cabinas diferentes, cada una de ellas ejecutando una aplicación o carga de trabajo; en 2022, todas las  aplicaciones y cargas de trabajo podrán ubicarse en uno o dos arrays. Hablamos de ahorro energético,  refrigeración, espacio físico, mantenimientos y personal dedicado, entre otros.

El uso de almacenamiento construido desde cero con tecnología de inteligencia artificial reduce sustancialmente la mano de obra necesaria, lo que a su vez reducirá el OpEx. Hacer que el sistema ajuste sobre la marcha, automáticamente, el almacenamiento en caché y otros parámetros de rendimiento con la precisión de la IA o configurar automáticamente el sistema, reduce la sobrecarga para el equipo de TI.

Combinar todo esto con el software de medición y monitorización a través de AIOps con soporte proactivo también reducirá el OpEx y el CapEx. De hecho, algunos proveedores de soluciones de almacenamiento han ampliado su propio software AIOps con socios tecnológicos especialistas como ServiceNow, Virtana, VMware, Splunk y otros, reduciendo no solo el OpEx de almacenamiento, sino también el OpEx para el centro de datos en general.

Leave A Comment

X